10 de marzo de 2008

Igor Mitoraj




1 comentario:

Nieves Soriano Nieto dijo...

Es emocionante ver cómo los restos de la antigüedad hechos ruina gigantesca invaden los espacios de los ciudadanos en sus devaneos en una ciudad contemporánea, postmoderna.