28 de septiembre de 2008

Paul Auster: Un hombre en la oscuridad (3)

August Brill “es un crítico jubilado, de setenta y dos años, que vive a las afueras de Brattleboro, en Vermont, con una hija de cuarenta y siete años y una nieta de veintitrés. Su mujer murió el año pasado. Su yerno abandonó a su hija hace cinco años. Al novio de su hija lo mataron. Son una familia apenada, seres afligidos, y todas las noches Brill se queda despierto en la oscuridad, tratando de no pensar en su pasado, inventando historias sobre otros mundos... " (Página 86)
La última novela de Paul Auster, según he leído, ha recibido por igual críticas desfavorables y elogios. En mi opinión, se trata de una obra notable. Hace unos meses Auster declaró en una entrevista que su imaginación se estaba agotando. Tal afirmación quizá haya dado argumentos al sector más negativo. El neoyorquino, dicen, se repite, desde hace tiempo escribe siempre lo mismo.
En realidad, Paul Auster continúa siendo fiel a sí mismo. Podemos concluir que Auster es ya un estilo literario. Cuando condensa ese perfectamente reconocible estilo crea obras manieristas. El ejemplo, más evidente, es Viajes por el Scriptorium, su anterior novela (2006), digerible quizá sólo por austerianos confesos.
Desde la primera página de Un hombre en la oscuridad penetramos en el peculiar universo del autor. Podemos señalar en la novela dos planos. Por un lado, el plano existencial del protagonista August Brill (el más interesante, según creo), y, por otro, el plano imaginado por él, un tanto apocalíptico, en la línea de El país de las últimas cosas (1989).
Esta estructura tan habitual en Auster, más que al juego literario de Viajes por el Scriptorium, nos remite por su manera esperanzada de mirar la vida a Brooklyn Follies (2005), aunque no alcance en ningún momento su grandeza ni sus pretensiones literarias.
Paul Auster: Un hombre en la oscuridad, Editorial Anagrama, 2008.

1 comentario:

prado dijo...

hola dr.winter, descubrí tu blog buscando información sobre haruki murakami allá por la primavera (me lo recomendó un amigo y ya había leido unas cuantas cosas)y una cosa lleva a la otra y me topé con paul auster, mi compañero este verano. estoy a punto de empezar a leer (cuando acabe el que tengo entre manos) un hombre en la oscuridad, creo que me gustará. gracias por ponerme en contacto con p.a.