26 de enero de 2009

50 años de Kind of Blue. John Coltrane

“En la Iglesia del jazz, Kind of Blue es como una reliquia sagrada.” (Ashley Kahn)

Se acerca el aniversario de Kind of Blue. Tras la entrada dedicada al pianista Bill Evans, nos detenemos ahora en John Coltrane y en su participación en este memorable disco.

El 5 de junio de 1945 John Coltrane vio actuar a Charlie Parker, que desde ese momento se convirtió en su ídolo. Un año más tarde, una grabación casera del saxofonista es escuchada por Miles Davis, que literalmente “se quedó de piedra cuando oyó cómo tocaba.” Desde ese momento, Miles no le pierde la pista. En 1952 Coltrane estaba tocando en la banda de Dizzy Gillespie, cuando el trompetista decide contratarlo para un concierto en Harlem. Fue el inicio de una colaboración que acabaría siendo legendaria.

Tres años después, tras la marcha de Sonny Rollins, Miles Davis busca un saxofonista para su banda y contrata a Coltrane. El mundo del jazz recibió con escepticismo la sustitución. Bill Evans lo expresaba así:
“No creo que hubiéramos contado con la importante contribución de Coltrane sin la fe que Miles tenía en su potencial. Porque al principio muchos se preguntaban por qué Miles lo había puesto en el grupo. Era un presencia más o menos discreta en escena.”

El propio Coltrane reconocía la situación de esta manera:
“Cuando empecé a tocar con Miles en 1955, yo tenía mucho que aprender. Veía que me faltaba mucho oficio... Me avergüenzo un poco de los primeros álbumes que hice con Miles. Por qué me escogió, no lo sé. Tal vez vio algo en mi forma de tocar que esperaba que evolucionara. “

En efecto, Miles confiaba plenamente en su nuevo saxo tenor aunque lo cierto es que al principio la comunicación entre los dos genios no era del todo fluida, y Coltrane hizo un intento de abandonar la banda que Davis atajó a tiempo. El 27 de septiembre de 1955 Miles y su nuevo grupo (John Coltrane, Red Garland, Philly Joe Jones y Paul Chambers) tocan por primera vez. En los siguientes meses el “histórico” quinteto graba siete discos acogidos con fervor por la crítica.

Pero el 28 de abril de 1957 Miles (ex drogadicto) despide de la banda a Coltrane (sustituido por Sonny Rollins) por sus problemas con la heroína y el alcohol. Este hecho, además de llevarlo a colaborar con Thelonious Monk en una asociación que enriqueció su creatividad, significó una llamada de atención para el saxofonista que un mes después ya se había desenganchado, convertido al cristianismo e iniciado un nuevo camino espiritual. Así lo reconoce él en su introducción a A Love Supreme:
“Durante el año 1957 experimenté por la gracia de Dios, una especie de despertar a la espiritualidad que me iba a conducir a una vida más llena, más rica y más productiva. En esa época, en agradecimiento, le pedí humildemente que me concediera los medios y el privilegio de hacer felices a los demás a través de la música. Por su gracia me ha sido concedido.”

Mientras tanto, Miles seguía pensando en recuperar a Coltrane. “Tenía en mente la idea de ampliar el quinteto a sexteto, con Trane y Cannonball en los saxos. Podía oír la música en mi cabeza y sabía que si lograba juntarlos sería la hostia.”

Por supuesto, lo consiguió y en mayo de 1958 el sexteto estaba formado por Miles Davis, Bill Evans, John Coltrane, Cannonball Adderley, Paul Chambers y Jimmy Cobb. Esta banda (más Winton Kelly al piano en una de las piezas, Freddie Freeloader) fue la que el 2 de marzo de 1959 entró al estudio de Columbia de la calle 30 de Nueva York para afrontar la primera sesión de grabación de Kind of Blue, una de las joyas musicales del siglo XX.

John Coltrane, igual que Bill Evans, quería emprender su propia aventura musical y para ello necesitaba, como el pianista, abandonar la banda de Miles. Pronto firma un contrato en exclusiva con la compañía Atlantic Records con quien grabaría nueve discos, el primer de ellos una obra maestra de título muy significativo: Giant Steps (mayo de 1959).

En unos cinco años Trane había pasado de colaborador de dos genios del jazz (Miles Davis y Thelonius Monk) a liderar su banda, a componer su propia música y, sobre todo, a iniciar un camino creativo totalmente singular que aún no ha agotado su influencia en las nuevas generaciones de músicos no sólo de jazz.
“Busco sonidos, pero no estoy seguro de lo que busco; sólo sé que nunca antes se habrá tocado”, confesó Coltrane, consciente de la magnitud de su proyecto.


Ashley Kahn: Miles Davis y Kind of Blue, Alba Editorial, Barcelona, 2002.

Ashley Kahn: El sello que Coltrane impulsó. Impulse Records: la historia, Global Rhythm Press S. L., Barcelona, 2006.

2 comentarios:

Ariel dijo...

Sin duda uno de mis discos favoritos de todos los tiempos y de todos los géneros y la información que nos das, de lujo, saludos Julián.

Anónimo dijo...

Entiendo que el Doctor haya tardado un poco en dedicar unas líneas al aniversario. Ha preparado un comentario interesantísimo. No esperaba menos, claro.
Gracias por descubrirme la maravilla en su momento. Abrazos.