14 de octubre de 2008

Haruki Murakami: After Dark


Para empezar, una leve molestia: la edición en España de After Dark ha provocado la habitual catarata de trivialidades y tópicos. El más repetido: Murakami es un autor pop (aunque le guste el jazz, añaden los más agudos).

Todavía no he conseguido averiguar por qué Haruki Murakami es considerado un escritor pop. Más allá de los lugares comunes y de la necesidad de ciertas etiquetas que nos simplifican la existencia y nos evitan descomunales esfuerzos intelectuales no he logrado entender el significado de la marca "literatura pop."

Sobre Murakami circulan una serie de estereotipos oficiales con categoría de dogma de fe. Ejemplo: el artículo Murakami, el rey del pop de Público, que alcanza el colmo del ingenio cuando compara las novelas del autor japonés con ciertas patatas fritas, pues "cuando haces pop ya no hay stop."

Pero lo importante es la obra literaria en sí misma. En After Dark (2004) nos reencontramos con el particular universo de ficción de su autor. En este caso, en un escenario urbano coinciden una serie de personajes solitarios que habitan la noche. Dialogan. Cada uno relata su pequeña historia. Apenas sucede nada extraordinario. Sólo el tiempo que nunca se detiene. En paralelo a la acción principal, una delicada, casi de porcelana, Bella Durmiente de nuestros días es transportada del mundo real al virtual, mientras es observada de forma fría y constante por una cámara.

After Dark es fiel a los mejores aciertos de Murakami: la narración ágil y certera, la magistral ambientación, los personajes creíbles que se materializan al instante en la imaginación del lector y que lo acompañan durante días... A pesar de ello, esta breve novela deja la imprensión de ser una obra ligera. menor, apenas un esbozo. No encontramos el lirismo de Sputnik, mi amor, ni la arriesgada magia de Kafka en la orilla, ni la profundidad de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, ni la redonda construcción de Tokio Blues.


Haruki Murakami: After Dark, Tusquets Editores, 2008


Sobre Haruki Murakami


Escribo cosas raras, muy raras. Una entrevista con Haruki Murakami. Adncultura.com


Criaturas de la noche. Crítica sobre After Dark. El País.


La fórmula Murakami. Artículo de El periódico.com


Un decálogo murakamiano apócrifo. De Javier Aparicio Maydeu. El País.



1 comentario:

Ariel dijo...

Coincido contigo, las etiquetas son simplificaciones para ahorrarse el esfuerzo de pensar y analizar, por eso yo las ignoro y leo lo que me hace bien leer y agradece mi cerebro; escucho la música que me hace bien y agradece mi cuerpo.