27 de octubre de 2009

Michael Connelly: El veredicto


El veredicto (The Brass Verdict, 2008) es la segunda novela de Michael Connelly protagonizada por Mickey Haller. Tras la presentación del personaje en El inocente (The Lincoln Lawyer, 2005) volvemos a encontrarnos con el abogado defensor que no tiene bufete y que despacha sus asuntos a bordo de un Lincoln mientras recorre las avenidas de Los Angeles.

En esta ocasión, tiene que hacerse cargo de los casos de Jerry Vicent, un colega asesinado. El problema es que Haller lleva un año sin ejercer a causa de las operaciones sufridas tras ser tiroteado (El inocente), su posterior adicción a los calmantes y el proceso de rehabilatación correspondiente.

Cuando se dirige al despacho de Jerry Vicent para comenzar a estudiar los expedientes heredados se encuentra a Harry Bosch, que investiga el asesinato. Las primeras sospechas hacen pensar que el crimen guarda relación con la defensa de Walter Elliot, poderoso productor cinematográfico de Hollywood, acusado de matar a su mujer al sorprenderla en compañía de su amante.

De esta forma coinciden en la misma novela dos de los principales personajes de Michael Connelly. Además, también aparece brevemente Jack McEvoy, protagonista de El Poeta (1996) y de The Scarecrow (2009). Esta interrelación de sus principales personajes es un recurso muy querido por Michael Connelly, habitual en su mundo literario. Recordemos, por ejemplo, cómo en Más oscuro que la noche (2001) reunía a Bosch con Terry McCaleb.

El título original de la novela, The Brass Verdict, respetado en mayor medida por la edición francesa, Le Verdict du plomb, nos sitúa de pleno en el tema de la obra. "El veredicto de plomo" se refiere a la justicia callejera de aquellos que a base de balas administran su particular justicia, ya que no confían en la oficial. La denuncia de la corrupción judicial es la tesis de Connelly en esta novela. Un punto de vista crítico que le sitúa al lado de los grandes nombres del género negro estadounidense. En este sentido, el primer capítulo, ya muy citado, y absolutamente representativo de su narrativa, fija desde el inicio el discurrir temático de la novela.

“Todo el mundo miente. Los policías mienten. Los abogados mienten. Los testigos mienten. Las víctimas mienten. Un juicio es un concurso de mentiras. Y en la sala todo el mundo lo sabe. El juez lo sabe. Incluso los miembros del jurado lo saben...”

El veredicto es una interesante novela en la que Mickey Haller, tras su presentación en El inocente, adquiere consistencia literaria. Aunque intervenga de forma decisiva para aclarar el turbio asunto que se nos presenta, Harry Bosch es sólo un personaje secundario.

A pesar de ello, esta obra es básica para entender la evolución y la personalidad de Harry Bosch. El principal personaje de Michael Connelly, como un moderno Edipo estadounidense, emprendió en las primeras novelas de la serie (fundamentalmente en El último coyote, 1995) un proceso de conocimiento de sí mismo que le impulsó a investigar el asesinato de su madre y la identidad de su padre y que concluye ahora en El veredicto con el reconocimiento (la anagnórisis clásica) de su hermano Mickey Haller. En la última entrega, Nine Dragons, recientemente publicada en el mercado anglosajón, Harry Bosch deberá enfrentarse al secuestro de su hija Maddie.
Michael Connelly: El veredicto, Rocaeditorial, 2009.
Todo sobre Harry Bosch y Michael Connelly en Woodrowwilsondrive.es

4 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Descubro a otro forofo de Connelly a través del blog de un amigo reciente. Yo también lo soy. A Connelly lo encontré en Ciudad de huesos y a partir de ahí me puse a buscar los libros anteriores del autor, que se están reeditando ahora, para mi suerte.
Procuraré leer tus textos despacio en estos próximos días.

fab - golem dijo...

Acabo de terminar "El veredicto". Y me ha vuelto a parecer magistral. Connelly es sin duda el mejor autor americano de novela negra actual, a la altura de los clásicos. El único defecto que le he encontrado es que le faltan 50 páginas. Además de porque sin duda las hubiéramos disfrutado, proporcionarían un poco más de serenidad a un final que me parece resuelto de forma un poco precipitada. Pero es casi el único pero. Ojalá que el autor no aparque definitivamente al abogado Haller.

Saludos

PD: Creo que se acaban de reeditar Pasaje al paraíso y El poeta. ¿Sabes si está prevista a corto plazo la reedición de las dos primeras, Hielo negro y Eco negro, que son las que me faltan?.

Alazorza dijo...

Saludos, Golem.

Por lo que sé los derechos de esas dos novelas son de Bruguera, la primera editorial de Connelly en España. Están reeditadas hace pocos años. Si rebuscas por internet todavía podrás encontrarlas.

Alazorza dijo...

Saludos, Cecilia.
Gracias por tu comentario. Yo he descubierto tu blog. Gracias